INTRODUCCIÓN.
tiempo_y_clima.jpg
Los geógrafos utilizan diferentes conceptos a la hora de realizar sus análisis de zonas concretas del planeta. En el tema anterior ya vimos que el espacio geográfico se corresponde con el paisaje, la región, el país, continente, etc..
El PAISAJE puede ser:
a) Natural. Sin intervención del hombre (algo hoy imposible) y resultado de la acción de factores ecogeográficos: relieve, clima, vegetación y el efecto de las aguas, en combinación con la tectónica y los agentes de erosión que le dan forma.
b) Humanizado. Donde distinguimos:
- Modificado. Efecto del poblamiento o la explotación económica. Puede existir mayor o menor equilibrio en la relación hombre/medio.
- Alterado. Fruto de la sobreexplotación de los recursos naturales, el mejor ejemplo son las selvas ecuatoriales, aunque más cercano debe resultarnos la situación de los acuiferos manchegos.
- Ordenados. El hombre toma conciencia de la alteración y protege ciertos espacios con reservas, parques naturales, etc..
El concepto de ECOSISTEMA es similar al de paisaje, sin embargo, estudia más aspectos al integrar la vida animal.
Un ecosistema se compone de Biotopo (relieve) y Biocenosis (seres vivos, vegetales, microorganismo, hongos, etc..).
Algunos conceptos relacionados son los de hábitat y medio.
Para comprender muchos de los aspectos que vamos a analizar en el tema es importante repasar algunas cuestiones geográficas ya estudiadas en cursos anteriores, para ello vamos a repasar cuestiones básicas sobre la composición de la atmósfera, factores y elementos del clima en la página web siguiente.

DAVID FERNÁNDEZ.

1. Los paisajes de las zonas climáticas de la Tierra





Flecha.gifDESCARGAR
1.1. Paisajes de climas cálidos
Los paisajes de climas cálidos son propios de las tierras situadas entre los trópicos de Cáncer y Capricornio y son fundamentalmente tres: la selva, la sabana y el desierto.
La selva
La selva se da en la zona de clima ecuatorial, donde las tempertaturas se sitúan cerca de los 25ºC y las precipitaciones son frecuentes. La vegetación es exuberante, se distribuye en pisos y mantiene la selva en penumbra y con mucha humedad. Aquí vive una fauna variada de insectos, reptiles y multitud de aves.
El agua es abundante y los ríos caudalosos. Algunos, como el Amazonas, son navegables; otros, como el río Congo, presentan rápidos que dificultan la navegación.
Los pueblos indígenas que viven en claros de la selva se dedican a la recolección y a la caza. Pero actualmente, las selvas son explotadas para obtener maderas de calidad, minerales, tierras de cultivo para plantaciones o para pastos. El retroceso de la
selva por las talas abusivas de árboles es un problema grave.
La sabana
La sabana se sitúa en la zona de clima tropical, donde las temperaturas son elevadas durante todo el año y las lluvias abundantes sólo en verano. La estación seca es más larga cuanto más nos alejamos del Ecuador.
La vegetación la forman altas hierbas, los árboles son escasos y dispersos, junto a los ríos hay bosques galería. La abundancia de hierba permite la vida de grandes herbívoros: elefantes, jirafas, rinocerontes…, además de leones, tigres o panteras.
La población se dedica ala ganadería y a la agricultura. Cultivan productos tropicales para vender en los mercados: café, cacao, caña de azúcar, algodón, etc. Las grandes empresas explotan modernas plantaciones de productos para exportar (té, cacao…).
El desierto
A medida que nos alejamos del Ecuador la vegetación se hacemás escasa, con estepas pobres de arbustos y matorrales dispersos que dan paso al desierto, donde prácticamente la vegetación es inexistente.
La sequedad del aire explica el calor del día y el frío de la noche. Estos cambios de temperatura provocan la erosión de los relieves, lasrovas se disgregan y forman desiertos de piedras o de arena, que el viento transporta y amontana formando dunas.
La población de los desiertos se reúne en los oasis, donde hay agua y grupos de pastores nómadas que conducen sus rebaños de cabras y camellos en busca de pastos. Hoy el paisaje de algunos desiertos se ha transformado y las carreteras conducen a pueblos nacidos junto a pozos de petróleo.

1.2.Paisajes de climas templados

Estas zonas se extienden desde las regiones cálidas hasta las regiones frías, en ambos hemisferios. Una de las características principales de los paisajes templados es la moderación de las temperaturas y las precipitaciones de sus climas, y que además se distinguen por presentar cuatro estaciones bien diferenciadas:
  • El invierno, cuando estas zonas quedan bajo la influencia de la masa de aire polar.
  • El verano, cuando la masa de aire cálido afecta a estas tierras templadas.
  • También se distinguen dos estaciones intermedias, que son la primavera y el otoño.
Los paisajes de las zonas templadas admiten una gran diversidad de matices según el tipo de clima. En general, se distinguen tres grandes tipos de paisajes, que están bien ejemplificados en el caso de Europa: paisaje oceánico o atlántico, paisaje mediterráneo y paisaje continental.

1.3.Paisajes de cimas fríos

Los paisajes de climas fríos se localizan en las zonas polares de ambos hemisferios (zonas del Ártico, en el hemisferio Norte y la Antártida, en el hemisferio Sur), y en las cordilleras más elevadas de la Tierra. En estos lugares las temperaturas son muy bajas durante todo el año y las precipitaciones escasas.
Con estas características climáticas, la vegetación arbórea no puede desarrollarse, y en su lugar crecen arbustos y praderas. En las zonas cubertas permanentemente de hielo o donde la altitud es muy elevada, la vegetación es prácticamente inexistente.
Las zonas polares están poco pobladas, con algunos pueblos como los esquimales, que viven básicamente de la caza y
la pesca.
En las altas montañas la vida es difícil por lo que están poco habitadas, y la población se concentra en los valles. Tradicionalmente se ha explotado la madera de los bosques y los prados han mantenido numerosos rebaños.


2.Los paisajes de Europa




Flecha.gifDESCARGAR

2.1. Los paisajes templados de Europa

Los paisajes templados de la Tierra están ejemplificados a partir de los tres grandes tipos de climas de Europa.
Paisajes oceánico o atlántico
El paisaje oceánico es caraterístico de la fachada occidental del continente europeo también alcanza el Norte y Noroeste de la Península Ibérica.
El clima oceánico se caracteriza por unas temperaturas suaves tanto en invierno como en verano, debido a la acción reguladora del mar. Las lluvias son abundantes a lo largo del año, a causa de los vientos de procedencia atlántica.
El clima suave y húmedo favorece el crecimiento de bosques de hoja caduca (robles, hayas y castaños), y prados, que mantienen una ganadería vacuna destinada a carne y leche. Los campos se dedican al maíz, los forrajes, la patata y el manzano.
Las zonas atlánticas ganaderas son de población dispersa, pero hoy el paisaje está muy humanizado, con importantes ciudades, puertos, zonas industriales, vías de comunicación, etc.
Paisaje mediterráneo
El paisaje mediterráneo es propio de las costas e islas europeas bañadas por este mar (España, sur de Francia, Italia y Grecia).
En estas tierras los veranos son calurosos y secos, debido a la influencia de la masa de aire subtropical. Los inviernos no son excesivamente fríos por la influencia del Mediterráneo. Las lluvias, en general, son abundantes en primavera y otoño.
La vegetación típica son los bosques de hoja perenne, como las encinas, en los que hoy avanza el pinar, y las garrigas y estepas. Los cultivos mediterráneos por excelencia son el trigo, la vid y el olivo.
En general son tierras muy pobladas que hoy atraen mucho turismo por lo que las ciudades crecen y las urbanizaciones, complejos hoteleros, zonas de ocio y carreteras invaden el territorio.
Paisaje continental
El paisaje continental se localiza en las tierras del interior de Europa, donde las temperaturas son muy contrastadas, los veranos calurosos y los inviernos fríos. Las precipitaciones caen, sobre todo, en verano. El clima se hace más riguroso a medida que se avanza hacia el interior, en la extensa llanura rusa.
En las tierras situadas más al Norte crece taiga, bosque de abetos y abedules. Más al Sur, en terrenos más secos, crecen estepas. El bosque caducifolio escala las laderas de las montañas.
La poblacíon vive concentrada en grandes pueblos, pero hoy las ciudades, las comunicaciones, las explotaciones mineras, las zonas industriales y las actividades humanas en general, han modificado profundamente los paisajes tradicionales.
Paisaje frío
Los paisajes polares ocupan una estrecha franja del Norte de Islandia, Noruega y Rusia. El clima es
muy riguroso, sólo durante los breves meses de verano, cuando se produce el deshielo, el suelo se cubre de ar-
bustos y hierbas: la tundra.
Son zonas poco pobladas, sólo algunos pueblos de lapones que se dedican al pastoreo de renos.
Los paisajes de alta montaña los encontramos en las grandes cordilleras europeas: Alpes, Cáucaso, Pirineos… El clima también es muy frío, recuerda que con la altitud disminuye la temperatura. Las precipitaciones en invier-
no caen en forma de nieve.
La vegetación se distribuye por pisos altitudinales: prados, bosques de hoja caduca, nieves perpetuas…
La población es escasa, vive de la ganadería, aunque actualmente algunas montañas tienen un atractivo turísti-
co y en ellas se practican deportes de invierno, alpinismo...


3. Los paisajes de España

3.1. Rasgos climáticos de la Península Ibérica
Para definir el clima de un lugar hay que tener en cuenta una serie de factores climáticos. Según la la-
titud, la distancia al mar y la altitud el clima de la Península Ibérica presenta las siguientes características:
- La latitud. Dada la extensión de la Península, la la titud influye en la variación de la temperatura, de manera que entre la zona cantábrica y Andalucía se aprecia una diferencia en las temperaturas.
- Las lluvias también oscilan entre el Norte y el Sur. Así, en la costa cantábrica hay más precipitaciones que en las costas del Sur.
- La distancia al mar. El mar actúa suavizando las temperaturas de las franjas costeras peninsulares, pero su influencia difícilmentealcanza las tierras del interior debido a la presencia de cordilleras que aíslan estas zonas.
- El mar también favorece las precipitaciones, que disminuyen a medida que nos alejamos de la costa.
- La altitud. Con la altitud la temperatura disminuye; en cambio, las precipitaciones aumentan, pues
las masas de aire húmedo, al ascender por las vertientes montañosas, se enfrían, se inestabilizan y las originan.

TEMA 2
3.2. Los paisajes de España

En España tenemos una variedad de climas que generan los cinco tipos de paisaje que conocemos, cuatro localizados en la Península y uno en el archipiélago canario:
  • El paisaje oceánico o atlántico.
  • El paisaje mediterráneo.
  • El paisaje de interior.
  • El paisaje de alta montaña.
  • El paisaje de Canarias.





Flecha.gifDESCARGAR


ANA BELEN SOLANA.


LOS PAISAJES DE LA ESPAÑA OCEÁNICA O ATLÁNTICA.
El paisaje oceánico es característico de la fachada occidental del continente europeo también alcanza el Norte y Noroeste de la Península Ibérica.
El clima oceánico se caracteriza por unas temperaturas suaves tanto en invierno como en verano, debido a la acción reguladora del mar. Las lluvias son abundantes a lo largo del año, a causa de los vientos de procedencia atlántica.
El clima suave y húmedo favorece el crecimiento de bosques de hoja caduca (robles, hayas y castaños), y prados, que mantienen una ganadería vacuna destinada a carne y leche. Los campos se dedican al maíz, los forrajes, la patata y el manzano.
Las zonas atlánticas ganaderas son de población dispersa, pero hoy el paisaje está muy humanizado, con importantes ciudades, puertos, zonas industriales, vías de comunicación, etc.

LOS PAISAJES DE LA ESPAÑA MEDITTERÁNEA
El paisaje mediterráneo es propio de las costas e islas europeas bañadas por este mar (España, Sur de Francia, Italia y Grecia). En estas tierras los veranos son calurosos y secos, debido a la influencia de la masa de aire subtropical. Los inviernos no son excesivamente fríos por l influencia del Mediterráneo. Las lluvias, en general, son abundantes en primavera y otoño.
La vegetación típica son los bosques de hoja perenne, como las encinas, en los que hoy avanza el pinar, y las garrigas y estepas. Los cultivos mediterráneos por excelencia son el trigo, la vid y el olivo.
En general son tierras muy pobladas que hoy atraen mucho turismo por lo que las ciudades crecen y las urbanizaciones, complejos hoteleros, zonas de ocio y carreteras invaden el territorio.

LOS PAISAJES DE LA ESPAÑA INTERIOR.
Los paisajes de la España interior se localizan en la Meseta, Extremadura, la Depresión del Ebro y el interior de Andalucía.
Se da un clima mediterráneo con tendencia continental, con veranos secos y calurosos e inviernos fríos.
Las lluvias, que registran mínimos durante el verano, son escasas por la lejanía del mar y la disposición del relieve.
La vegetación debe resistir inviernos duros. Las encinas, únicamente son abundantes en Extremadura y en Salamanca, donde aparecen dispersas formando dehesas en las que pastan rebaños de ovejas, toros y cerdos.
La España interior está muy poco poblada, al tratarse de tierras llanas, las comunicaciones son fáciles lo que ha permitido un gran desarrollo.
El hábitat rural tradicional se concentra en pueblos pequeños o de tipo medio, pues los cultivos de secano no exigen la presencia permanente del labrador. Sólo hay poblamiento disperso, en Andalucía, donde existen grandes cortijos.
Las zonas rurales han sufrido un despoblamiento y se ha producido un envejecimiento de su población.


ADRIÁN (NO HAS COLABORADO). ESTUDIAR POR EL LIBRO.
7. Los paisajes de alta montaña.
8. Los paisajes de Canarias.
Web para repasar los climas y paisajes europeos y españoles.

recursos_geo_de_Europa.jpg